A MÍ NO ME DABAN DOS, by Patronio

By | 2:35 Leave a Comment
Estamos en pleno agosto, época de vacaciones, escapadas y viajes. Ésta es una época del año donde más veces me encuentro con una frase que me da bastante rabia. Pero no os desvelaré la frase nada más empezar el post. De momento os pondré en situación:
todo soltero tiene su grupo de amigos, más o menos amplio. Sea como sea, cuando el soltero en cuestión es treintañero, como es mi caso, resulta que la mayor parte de su grupo de amigos son parejas, algunas con niños y otras sin ellos. A todos nos gusta hacer planes con nuestros amigos, ya sean cenas, escapadas de fin de semana, o un viaje de unos días. En gran parte de estas ocasiones es necesario un gasto de dinero, ya que hay pocas actividades donde no tengamos que gastarnos ni un euro. Casi siempre tenemos que echar mano al bolsillo, ya sea para pagar una entrada de cine, una cena, un billete de avión, etc...
Llegados a este punto podemos encontrarnos con el comentario de alguno del grupo, ya sea soltero o casado, que comente que va justo de pasta y que intentemos no gastar mucho money, sobretodo si el gasto se ha decidido hacer de forma conjunta, como sería el caso de una cena en un restaurante, o del alquiler de un apartamento. Hasta aquí, todo correcto. Todos podemos tener un mes donde nos han pegado el sablazo de una reparación no prevista del coche, o una clavada por una urgencia en el dentista, o una subida de la hipoteca/alquiler del piso. Pero como ya he dicho, hasta aquí, todo correcto. Entiendo estos motivos.

Sin embargo hay una frase que hace que me salga humo por las orejas. Y esta frase siempre sale de la boca de una de las parejas. La frase en cuestión es "...miremos de no gastar mucho, que nosotros somos dos...". ¡Joder! ¡Ya sé que sois dos! Pero, ¿tenéis dos sueldos, no? Es que parece que se crean que yo, el solterito, cobra dos sueldos siendo una sola persona, uno para mis gastos, y otro para pulírmelo cual millonario. ¡Ojalá me dieran dos sueldos, como los Petit-Suisse! Pero no, a mí no me dan dos. En fin, entendería esa frase si viniera de una pareja donde uno de los miembros de la misma estuviera en paro, y están haciendo un esfuerzo económico por compartir actividades con nosotros. Pero curiosamente siempre he tenido que oír esta frase de boca de parejas donde los dos tienen un trabajo y hasta no me extrañaría que ambos cobraran más pasta que yo.
Con esto solo quiero decir que entiendo perfectamente los apuros económicos que pueden pasar las parejas, o los solteros, por supuesto. Pero que, por favor, no nos digáis nunca más esa respuesta a los solteros, ya que lo único que conseguís recordarnos es que nosotros, los solteros, no somos dos. Somos uno... y a saber por cuanto tiempo más.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar