NECESER o NO SER, ESA ES LA CUESTIÓN

By | 8:52 1 comment
Este fin de semana las Singlelist hemos debatido sobre un tema que consideramos de importancia máxima: el neceser del día después.
Pongámonos en situación:

Has conocido a un bomboncito, se ha dado una química especial (o como diría nuestro adorado Patronio, te ha puesto perraca), así que de un momento a otro va a suceder: él te va a invitar a su casa. Tú te mueres de ganas, pero de repente sientes una vocecilla en tu interior, Little Miss Sanex, que te advierte: cari, no llevas neceser!! 

(Abramos un paréntesis para decir que, como singlelist, hay una lista de objetos de higiene y cuidado personal imprescindibles para el día después, léase: cepillo de dientes, desodorante, desmaquillante, maquillaje, secador o plancha, goma del pelo (en el caso de prescindir del secador y/o plancha), etc.) 

Volvamos al citado momentazo. Ante el ofrecimiento de Mr. X, pasas de los consejos de Little Miss Sanex y tu furor uterino te lanza a la yugular del susodicho como si no existiera un mañana. Pero el mañana siempre vuelve y te levantas al día siguiente en la cama del maromo con unos pelacos a lo Amy (en paz descanse), los ojos como un mapache, la boca pastosa y con olor a sábanas.  

Siendo consciente de la situación y unos minutos antes de que él se despierte te diriges a su baño a la velocidad del rayo. Te ves reflejada en el espejo y, ante tal impacto, abres todos los armarios, cajones y repasas tooooooodo lo que ves ahí, buscando desesperadamente algo que mejore tu aspecto desaliñado, el que no vas a dejar que Mr. X vea hasta que el matrimonio os una y ya no haya marcha atrás. 

Normalmente, en los cajones del susodicho apenas encontrarás: una pasta de dientes con la que con el dedo a modo de cepillo te vas a apañar un lavado bucal + enjuague express. Además, si añades la mala suerte de que ese día en tu muñeca no hay una goma de pelo, buscarás desesperadamente una manera de arreglarte la melena que llevas al más puro estilo rey león. Así que si no encuentras gomina (o Albano), correrás a la cocina buscando una goma de pollo que sujete tu pelo alborotado (sin las medias de color, of course).

Hasta ahí habrás superado la fase del despertar, pero aún queda lo peor: la despedida!!! 

Tras los arrumacos y en el mejor de los casos el desayuno (que se da en una de cada diez citas, ya que algunos no tienen ni leche, ni café, ni colacao para que no te quedes) tienes que salir a la calle.

Después de darte una duchita rápida (olvídate del pelo porque en esa casa no ha entrado nunca un champú para cabello rizado o liso, un acondicionador y mucho menos una mascarilla o un desenredante, ya no hablar de secador o plancha) llega el momento "no me llames María llámame Manolo" porque vas a salir de esa casa descubriendo el efecto Axe, que será el desodorante que habrás tenido que ponerte a falta de otro neutro. 

Aunque parezca mentira, se han dado casos de chicos que tienen secador, cepillo de dientes y desodorante neutro en su casa. A priori, eso nos puede parecer una buena señal, pero si lo pensamos bien veremos que hemos entrado en la cueva de un womanizer nivel experto: el que caza lo que quiere y atiende a sus presas de manera profesional.

Así que Singlelist, la duda está servida: A la hora de una cita, ¿maxibolso con superkit del día después o sufrir el efecto Axe?




Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. jajajaja lo que me he podido reir con este post!! es que es totalmente cierto!!

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar