EL CUERPO DEL DELITO

By | 10:10 4 comments
No sabemos por qué pero a toda mujer le pone más un uniforme que a un tonto a un lápiz. 


Y estamos de suerte, hay millones de profesiones que requieren de ellos: mecánicos, médicos, trabajadores de McDonalds, payasos, trapezistas, cobradores del frac, etc.


Pero no nos engañemos, a nosotras, los que nos gustan son los cuerpos de seguridad, y no nos referimos a Prosegur (aunque no tenemos nada en contra de su inestimable labor), sino a mossos, bomberos, policías y urbanos
No sabemos si debe haber una explicación científica que aclare esta atracción incontrolable, pero es un hecho, nos pone.


Además, estas profesiones se prestan a millones de fantasías por cumplir, véase:


- Momento esposas: suponemos que esa situación de dominio e inmovilización por un tío bueno y forzudo (abstenerse polis a punto de la jubilación) tiene más morbo que ver a Hugo Silva lamiendo la tapa de un yogur(azo) griego... 


- Momento control de alcoholemia: quién no ha soñado alguna vez en responder "el qué?" ante la orden de "sopla". Se nos ocurren otras respuestas como: "te soplo lo que quieras", "no he bebido nada pero si quieres nos tomamos la última en tu casa", "he sido muy mala, qué me vas a hacer?", etc.


- Momento princesa: Después de ver tantas películas, quién no ha soñado alguna vez con ese rescate por parte de un bomberazo, que te coge en brazos para sacarte de una casa en llamas... mmmm...
Aunque en realidad, el bomberazo posiblemente sólo te de una mano para sacarte del ascensor.


Así, después de todos estos casos, hemos llegado a una conclusión: los viernes y sábados noche nos pondremos divinas para ir a los nuevos locales de moda: comisarías, parques de bomberos, etc.


Y como diría David Civera: Que nos detengan!




Ahora es tu turno: Y tú, ¿De qué cuerpo eres?

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. A mí, dónde esté un hombre con traje que se quite el resto!! Uniforme de business man, con un toque nerd es de lo más sexy que hay.

    ResponderEliminar
  2. Una risa de post!!! Pero salid de vuestro engaño: realmente no os atraen los uniformes. Os atraen los tios buenorros dentro de un uniforme. Es como decir que a los tios nos pone perracos un uniforme de colegiala. Esto no es del todo correcto. Lo que nos pone es un uniforme de colegiala relleno con una tia buena del quince. El mismo uniforme puesto sobre una chica de 150 kilos no nos gusta tanto. Ya se sabe, el habito no hace al monje...

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, voy añadir mi comentario sobre los hombres y sus uniformes.
    A mi lo que realmente me gusta, es encontrarme a un chico en mi cocina, preparándome el desayunos: ese zumo de naranjas con medio limón recien exprimido y sin polpa, esa tostadita al punto untada de una fina capa de mermelada de fruta del bosque, un buen cafe con leche con espumita y el uniforme del chico como tiene que ser, pues unos simples boxes negros marcando ese culito respingón, eso si que es un buen uniforme.....

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar