EL QUE LA SIGUE..., by PATRONIO

By | 8:39 3 comments
El post de ayer de las chicas me encantó. Bonitas palabras para el género masculino. Gracias.

Y sin cambiar mucho sobre lo comentado ayer por ellas, os relato una reciente historia:
Hace tres semanas tuve una cita con una chica que conocí hace unos meses a través de la red. Hasta que no llegó nuestra cita, nuestra relación se basaba en divertidas conversaciones por chat. Una chica simpática y agradable. Con gran sentido del humor, cosa fundamental para mí. A principios de este mes tuvimos nuestra cita. Previamente a la cita, ella me envió algunas fotos suyas. La chica se veía más o menos atractiva, pero mi sorpresa fue mayúscula al ver que en persona era mucho más guapa e interesante de lo que mostraban las fotos. La cosa empezaba bien.
Fuimos a cenar, algo en plan informal y rápido. Durante la cena, mi interés por ella iba en aumento, ya que pude descubrir que ese sentido del humor que mostraba por el chat se mantenía en el vivo y directo. Todos sabemos que a través de un chat uno puede no mostrarse cómo es realmente en persona. Pero esta chica era tal cual me la imaginaba, o mejor incluso.

Tras más de dos horas de risas y charla la acompaño a su casa y nos despedimos con dos besos. No puedo negar que a mí me hubiera gustado darle un besazo de tornillo, en plan salvaje.

Van pasando los días, y seguimos charlando por chat, hasta que esta pasada semana le propongo que nos veamos de nuevo. Ante esta proposición, ella me pregunta que con que intenciones voy. Yo interpreté que me estaba preguntando si quería conocerla en serio, o simplemente la veía como a un rollo pasajero al que quería pegarle un buen meneo. Suerte que pregunté antes de aventurarme en una respuesta. Le pregunte que a qué se refería con eso de las intenciones. Y entonces llegó en jarro de agua fría. Ella me dijo que como chico le caigo de maravilla, que le encanta charlar conmigo y que se ríe mucho conmigo. Que se lo pasa muy bien, peeeeero... que sólo me ve como un posible amigo. Nada más. Que le sabe fatal no tener el mismo interés que yo tengo en ella. Esto me hace pensar en esa famosa frase que te sueltan las chicas a la hora de buscar pareja: "busco alguien que me haga reír...". Ya, y yo me lo creo...
Dicho todo esto, le mostré y expliqué mi decepción, pero al mismo tiempo le agradecí enormemente su sinceridad, ya que no me gusta la hipocresía, ni que me hagan perder el tiempo. Así que mi gozo en un pozo.

Ahora toca olvidarme de esta chica. Una chica en la que yo tenía un gran interés. Hacía muchísimo tiempo que no sentía algo así. Pero como suele pasar muchas veces uno se fija en personas que no toca, y como dice una grandísima amiga mía (la llamaremos I.) en una modificación suya sobre un refrán conocidísimo, "el que la sigue,... la persigue".

I., cuánta razón tienes. No dejes de modificar refranes.


Hoy nos ponemos romanticones con el momento musical: "Descubriéndote", de Rosana.







Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

3 comentarios:

  1. Patronio hace unas semanas que te sigo y que me encantan tus historias y la manera de contarlas. Pero me encantaria que con alguna tuvieras un final feliz ya! y no de los de boda... ehh! jaja!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola chicas!! Un placer haberlas conocido ayer en la presentacion de Nobis, ya las sigo. Espero volver a vernos pronto!
    Kisses by Viki!!
    http://www.itsmystylebyviki.com/

    ResponderEliminar
  3. Ok Mariona. Intentare colar un dia alguna con final feliz, sin que llegue a ser boda :)

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar