CAFÉ CON DESCONOCIDOS, by Patronio

By | 9:21 3 comments
"En una discoteca sólo te encontrarás aquello que no quiere nadie"

¿Os gusta este eufemismo como comienzo? Y donde digo "discoteca", también puedo decir "bar de copas". Quizá os pase como a mí y penséis que esto es una estupidez máxima. Me gustaría saber quién fue el idiota que inventó semejante frase. Y por mucha rabia que me dé esta frase, hoy la voy a utilizar como si fuera una verdad universal, ya que me servirá como base para plantearos un tema.

Imaginemos que el hecho de encontrar a alguien interesante en el mundillo de los locales nocturnos es una tarea imposible. Eso reduce tus posibilidades a encontrar a alguien a círculos como el de los amigos (amigas,... o amigas de amigos, claro), o como el del trabajo. No sé cual será vuestro caso, pero el mío es que en principio mi círculo de amistades es amplísimo y dudo que crezca más, y en ese círculo no he encontrado de momento ninguna luz. O si la he encontrado, esa luz se ha fundido. En el trabajo lo tengo imposible. La plantilla se compone exclusivamente de personal masculino. Esto me lleva a una única vía posible, que tiene tanto de peliculera como de peligrosa. Y esa vía la encontramos en la calle. Paso a dar las explicaciones...

Cuando voy por la calle no paro de cruzarme con gente, entre la cual siempre veo a chicas atractivas. Muchas chicas atractivas. Pero hay alguna vez en la que ves que una de esas chicas tiene algo especial. Algo que hace que destaque sobre el resto. Algo que te atrae sin que puedas resistirte. Entonces podría llegar el momento peliculero del día. ¿Cuántas pelis romanticonas habéis visto donde chico ve a chica por la calle, y sin poder resistirse por miedo a no volver a verla nunca jamás se arma de valor y le dice algo? Algo, lo que sea, cualquier cosa que sirva para romper el hielo e invitarla a un café. Seguro que habéis visto esta escena infinidad de ocasiones en la gran pantalla. Pues bien, ahora quiero que hagáis el ejercicio mental de poneros vosotras en esa situación.
Estás paseando por el centro de Barcelona, tan tranquila. Y de repente te ocurre que un completo desconocido se te acerca y sin saber cómo te está invitando a tomar un café en el Starbucks de la esquina usando como excusa que le encantaría charlar contigo.
Me gustaría preguntarte tu reacción. Pero haré algo aún mejor. Te voy a dar 3 opciones que se pueden dar cuando le cuentes está historia a tu grupo de amigas.
Tras contar con detalle la historia a tus amigas puedes acabar el relato de las siguientes maneras:
A: "... ¿te lo puedes creer? ¡Menudo tío loco!..."
B: "... me quedé flipada... Le dije que no a la invitación. En fin, es algo raro. Aunque la verdad que parecía un tío majo. Quizá debería haber aceptado la invitación... ¿qué podía perder?"
C: "... le dije que sí. Parecía un chico normal y simpático. Ahora te cuento cómo fue ese café..."

Todo esto os lo planteo porque a veces me he visto tentado a hacer algo así. Pero me detiene el miedo que puede causar esa acción en una chica desconocida, por muchas pelis romanticonas que ella haya visto donde mentalmente se ha metido en la piel de la protagonista y piensa "... ojalá algún día me pase algo así...".
Pues bien, si te pasa, recuerda que es una película que tal vez nunca más vuelvas a vivir. Puede que ese café sea el final de tu soltería, o como poco un momento agradable con un completo desconocido, y para recordar en un futuro mientras el recuerdo te arranca una sonrisa.


Banda sonora de hoy, un temazo de la vieja escuela: "What the world needs now is love", de Jackie DeShannon. No dejéis de escucharlo.







Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

3 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo, hay oportunidades q se dejan pasar.

    Pero tb creo q es difícil que una chica acceda a tomarse un café con un chico q acaba de cruzarse por majo que le resulte, y es que las escenas de película nos marcan, pero nos ha marcado mucho más toda una vida de advertencias y amenazas de "te va a pasar algo" y "no te juntes con extraños"....volviéndo a las pelis, muchos de los asesinos siempre empiezan con un "hola, que tal" antes de meterte en una furgoneta! jajaj

    Una pena, la verdad...pero pensándolo fríamente, te soy sincera: no creo q me tomase un café con un chico q te para en medio de la calle, y por otra parte, recuerdo a un chico q se me acercó en un bar y me dijo que si iba con el al día siguiente a dar un paseo con su perro y le dije que no...............aún me arrepiento, no lo he vuelto a ver.

    Un chico encantador, tenía que haber ido....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Mara!
      Puede que te quedes toda la vida con la duda de lo que podria haber pasado :(
      En estos casos hay que aplicar la frase "mas vale arrepentirte de lo que haces, y no de lo que dejas de hacer".

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Patronio. Yo el género masculino que más me interesa lo encuentro por la calle, en el metro, en el bus.. y pienso a qué local debe ir esta gente para dejarme caer.. y nunca los encuentro :( ! y claro que me encantaria que me invitaran o invitar a un café pero los prejucios me/nos frenan desgraciadamente...
    No estoy de acuerdo en que, que te invite un desconocido que te cruzas por la calle sólo pasa en las películas..En ciudades como Londres o Nueva York, la gente se sienta contigo en un restaurante, te invita a un café por la calle y se atreve a conocerte en un museo.. Yo lo he vivido en estas ciudades y me ha parecido increible! todo y que por nuestra cultura en algun momento he desconfiado y no he aceptado...
    O sea que hay que animarse..! a ver si nos aplicamos el cuento!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar