ELLOS SON ASí (I)

By | 10:32 3 comments
Siguiendo la línea de Christian Gay, hoy toca definir las tipologías de los solteros machos, que nadie se ofenda, como siempre, generalizo un poco! 

¿Estáis preparad@s? Here we go!

- el camelador: seguro que todas hemos caído en sus redes. Es el ligoncete del grupo de chicos, empieza la noche en grupo y acaba la noche en pareja.

Guapo, sexy, con clase y lo peor de todo: he's sexy and he knows it, lo sabe.
Le distinguirás porque sabe como vestir, conoce lo que esta de moda y tiene cierto poder para comprar aunque sea en la versión low cost.
Él sabe perfectamente como ganarse a una mujer. Si eres la elegida, te regalará los oídos y sus mensajes llegarán a tu móvil cuando menos te lo esperes. 

Eso sí, sólo tiene un objetivo: meterla en caliente, y no hablamos de la ropa (que también).
Ojo: te atrapará por sus piropos y buenas palabras pero luego su RiP va a ser histórico.

- MyFriend o RossGeler: como su propio nombre indica, es el amigo de siempre, ese que lleva colgado de ti desde que os conocisteis, puede que desde la guardería pero, sufre su amor en silencio. El típico buen chico: es bueno con sus padres, amigo de sus amigos y siempre escucha tus confesiones sobre el resto de hombres sin rechistar. Pero, evidentemente hay un pero, luego hay que acostarse y él no es el elegido para ello.
No destaca por su vestimenta, normalmente: camiseta cualquiera y un jean con unos vaqueros que no siguen ningún tipo de combinación.
Ojo: sueles darte cuenta de lo que lo necesitas cuando otra se lo lleva y entonces: zas! Ya es tarde.

- el Django/desesperado: ese chico con el que quedas una vez y ya ves su total deseo de conocer "a la mujer de su vida". De hecho, esa podrías ser tú o cualquier otra con tal que tenga "chomino". Lo distinguirás porque en la primera cita ya te esta pidiendo una segunda. Es amable, atento y siempre se acuerda de todo lo que le dices, además, te manda mensajes de buenos días, buenas noches, buenas tardes, buenas horas... bueno, bueno, bueno.

El Django no quiere pasar ni un momento solo, si por él fuera os casabais mañana mismo.
Ojo: su desesperación puede confundirse con atracción por ti, pero nooooo! Sólo quiere atar a una en corto y luego sacara su verdadera personalidad.

- el gafapasta: chico moderno donde los haya, de profesión creativa, autónomo. Lo distingues porque lleva unas wayfarer, va en vespa, lleva chinos, el pelo alborotado (espérate que igual hasta medias de color) y camisas de cuadros. El gafapasta se conoce los festivales de música de medio mundo, los grupos más punteros y ama el arte por encima de todo. Lo sabe todo y dificilmente te dará la razón porque el gafapasta es una especie por encima de todo lo popular. 

Ojo: el gafapasta no quiere a una cualquiera, tendrás que ser muy válida para estar con el. Si escuchas los 40, puedes explotar sus tímpanos.

- el garru o madelman: ¿Qué decir de la figura del garru? Los típicos tres botones, los que llevan abrochados, para poder lucir escote y que se vean sus músculos. Camisetas de tres tallas menos y unos pantalones que podrían ser jeggins porque se ajustan a todo su cuerpo marcando paquete, tríceps y hasta cada una de las venas que hay en sus piernas. Le distinguirás fácilmente cuando te mande un whatsapp porque sus faltas superan a sus palabras, aunque se han dado casos de buena ortografía, no suele ser lo habitual. 
¿Dónde encontrarlos? Carpas, afters y polígonos llevan su nombre.
Ojo: el garru tiene un poder sexual por encima del resto de hombres, su fuerza ayuda mucho a la actividad ;)

- el Peter Pan: Chicos, hombres y demás. El eterno adolescente, tiene mucha energía, pero escasa disciplina. Su espíritu juvenil, de aprovechar el momento y no dejarse atar en corto le caracterizan. Le dan pánico las relaciones formales, de hecho es oír la palabra relación y zas! desaparece por arte de magia. 
No es consciente de la edad que tiene y viste como si tuviera 10 años menos, de hecho, en muchas ocasiones: lo consigue. 
Su máxima: encontrar una tía buena con unas buenas tetas. Vamos, de tan niños que son, son primates.

- el workaholic: ¿quién no ha conocido uno de estos? trajeados con un buen puesto de trabajo y responsabilidad en él. Eso sí, una cita con ellos es un estres constante, es imposible captar su atención. Si no te llamas, Iphone o blackberry no estás hecha para ellos. 
Su día a día es trabajar, trabajar, trabajar y su tiempo libre es inexistente. Date con un canto en los dientes si encuentran unas horas para ir a cenar contigo.
Ojo: su poder adquisitivo y su responsabilidad te atraerán pero tendrás que prescindir de su atención si no eres santa Iphone.

- el babyfever: aquel menor que tú. Un chico que tiene toda la pasión, la locura de la juventud y la gracia de la falta de experiencia. Chicos entregados y que harán que seas su maestra en todos los campos y eso, nos encanta. Acepta nuestros planes y nos sorprende con regalos cuál teenagers pero... es posible que un día se de cuenta de nuestra verdadera intención y se vaya con una "de su quinta"

Evidentemente podemos distinguir más tipologias, pero para ello hay una segunda parte que no se si será mejor. 
Eso sí, tanto en los chicos como en la vida: para gustos: los colores!

 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

3 comentarios:

  1. ¡¡¡Esperamos impaciente de nuestro querido Becario la clasificación de las solteras féminas!!!

    ¡¡¡Los singles masculinos nos merecemos que se publique tal clasificación!!!

    La tipología Djando y Peter Pan es muy matizable EMHO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida "rojo",
      evidentemente toda la clasificación es "por los pelos" y generalizando. Obviamente, todos cumplimos un mix de todas y poco de ninguna. ¿No te parece?

      Aunque a ver si nuestro becario nos clasifica un poco a nosotras y vemos.

      Eliminar
  2. Chicas me habéis dejado muerta! SUPER BIEN, SUPER ACERTADO Y SUPER DE TODO!! UN 10! no dejeis nunca de escribir aunque dejeis la solteria.. o id entrenando ya a algunas becarias.. jaajajajaja
    Muaaaaass

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar