EL MICCIONERO SOLITARIO, by Patronio

By | 12:41 2 comments
Hola de nuevo a todos los seguidores y seguidoras del blog.

Hoy voy a tratar un tema que creo que es de gran importancia en la vida de todas las personas. Es un tema que trata sobre momentos muy íntimos de la vida. Sobre esos momentos en que uno no precisa compañía alguna; momentos en los que se debe cabalgar en solitario; momentos en los que tienes que enfrentarte tú solo al peligro, cueste lo que cueste; momentos en los que la paz de la soledad es el mayor premio que puedes tener en la vida.

Estoy hablando del momento de usar tu cuarto de baño para tus necesidades fisiológicas (tenía intención de ser más cerdaco para esta explicación, pero me he contenido... por el momento).

Yo soy de esas personas que cree fielmente en una religión. Y esa religión es la que se abandera por el mandamiento de "no molestarás al prójimo cuando esté meando (o similares)". Me parecen muy desagradables esas parejas que no tienen escrúpulo alguno para compartir ese tipo de actos. Y ninguno de los dos se salva: ni el que está sentado en "el trono", ni el que está de pie en el lavabo lavándose los dientes, o peinándose, o explotándose granos de la frente.

¡Es que no me entra en la cabeza cómo una persona en su sano juicio puede estar molestando a sus semejantes en un momento tan íntimo y tan feo al mismo tiempo! Porque, ¡no me jodas! ¡Es horroroso ver a tu pareja en posición fetal apretando el esfínter mientras se le hincha la vena del cuello y los ojos se le inyectan en sangre! Sí, sé que he sido algo exagerado, pero hay ocasiones en las que uno tiene dificultades para esos momentos de intimidad, y esa transformación tan horrorosa en la cara de uno mismo es inevitable.

Cierto es que existen las "aguas menores", y que quizá son menos incómodas de compartir, pero aún así sigo pensando que también son cosas para hacer solito. Que para hacerlas en grupo ya están los baños de las discotecas.

Así que, amigos míos, que cada uno comparta sus momentos de intimidad en el baño como quiera. Yo, como soltero, tengo la suerte de poder disfrutar de esos momentos en solitario. Y espero que el día que llegue una pareja no pierda esa sana costumbre cuando esté "descargando unos archivos", "meditando", "descomiendo", "teniendo mi momento All-Bran", o como queráis llamarlo.

PS: si alguien esperaba un post dedicado a Halloween, lo siento, que se joda, porque se va a quedar con las ganas. Porque soy de esos a los que le tocan mucho las pelotas hechos como el de adoptar tradiciones de otros países y que se olviden cosas nuestras tan bonitas como el Día de la Castañada. ¡Viva las castañeras! ¡Y las castañas asadas, los "panellets" de piñones y los boniatos asados!


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

... Siéntete libre de comentar