VISIONES NOCTURNAS by Christian Gay

By | 12:22 4 comments
Todos hemos hecho alguna vez en la vida un Dinio: lo de decir después de una noche de juerga desenfrenada aquello de ‘la noche me confunde’.

Cuánta razón y sabiduría concentró Dinio en tan pocas palabras.¿Quién lo iba a decir de este personajillo del papel cuché y de dudosa inteligencia. Dinio tiene toda la razón de mundo al mencionar que la noche nos confunde Y MUCHO!

Pero, ¿en qué dirección nos confunde?

¿Nos distorsiona la realidad nocturna a mejor?

A altas horas de la madrugada, a falta de luces (no sólo las de las discoteca, sino las de uno mismo tras haber ingerido ya 3 o 4 copas de alcohol, algún que otro chupito de Jaggermeister), las cosas y las personas siempre se ven mejor. Ya lo dice el refranero popular que, como bien sabéis los lectores del blog: nos encanta, 'por la noche todos los gatos son pardos'.

Las penumbras, oscuridades y focos parpadeantes hacen que nos presentemos al mundo de forma más interesante y nos vean más guapos y más simpáticos de lo habitual. Todos sabemos del peligro que tenemos cuando se nos calienta el morro y empezamos a dejar de lado nuestra mente y abrir nuestra boca más de lo permitido. Vamos, ese momento en que hablas el idioma que se te ponga delante: inglés, francés, chino, coreano y el idioma del amor.

Pero, esa nocturnidad y verborrea hace que nosotros también veamos maromazos simpatiquísimos donde en realidad no los hay y tengamos que vivir el momento "oh Dios Mio" posterior al descubrir a nuestro acompañante supuestamente guapo al día siguiente.

Como dice siempre un amigo: ‘Invítame a otra copa tío que de momento aún te veo feo’

O por el contrario ¿Nos distorsiona la realidad a peor?

Un futurible novio a quien pedirle matrimonio o que sea el padre de tus hijos o chulazo con quien tener un tiqui taca lo percibimos como un tipo pesado, cansino y baboso que lo único que hace es agobiarte con tanta insistencia y no te deja seguir la fiesta tranquilamente con tus amigotes persiguiendo a todos los maromos que anden sueltos por el local.

Yo siempre he creído que a mi la noche me ‘confundía’ siempre a mejor, es decir, que me hacía ver cosas buenas donde no las había. Los chicos normales me los transformaba en chulazos de portada, hacía desaparecer barrigas y calvas, y los convertía a todos en simpatiquísimos y encantadores. Aunque bien pensado no tengo tan claro que eso sean ‘confusiones’ a mejor.

Pero este último fin de semana me he dado cuenta que también me sucede el caso inverso. De ver pesados que te insisten, persiguen y marean más que otra cosa, y al final resulta que son tipos encantadores y candidatos finalistas a príncipe azul.

¿Cómo se llega a esa conclusión?
 

Quedando con el susodicho un día sin nocturnidad ni alevosía de por medio y sobretodo sin que mi amigo Tanqueray esté presente (al menos de entrada).

A veces la luz del día te da sorpresas y hace que las percepciones nocturnas queden desbancadas.




Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Qué bonito. Te has enamorado o qué?? Pardo veneciano.

    ResponderEliminar
  2. toda la razón del mundo! como siempre muy fan tuyo

    ResponderEliminar
  3. Quien pudiera conocer alguien que piense como tu!Encantador Christian!

    ResponderEliminar
  4. Un bonito post. Hacen que pensar y meditar tus palabras.

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar