DESVIRTUANDO (la réplica), by Patronio

By | 10:29 Leave a Comment
Hace unos tres años estuve en la grabación de un programa de Catalunya Radio. En aquel programa hubo una sección en la que una representante de la marca Instagram (no recuerdo su cargo) presentaba al público una explicación más concreta de lo que era Instagram.

El concepto de este aplicación es que si te gusta la fotografía (como es mi caso) y no llevas a mano tu cámara réflex en el momento de ver una imagen digna de ser capturada, puedas salir del paso gracias a tu teléfono móvil y a una serie de filtros predefinidos que permiten dotar a la imagen deseada de un toque más artístico.

Resumiendo, una aplicación cuya gracia consiste en dar rienda suelta a tu lado creativo en el campo de la fotografía sin necesidad de llevar una réflex encima.

Esta aplicación, de la cual soy un grandísimo fan y usuario, empezó a desvirtuarse cuando descubrí que la peñita usaba Instagram sobre fotos realizadas con cámaras réflex. Una gran decepción. La gracia de Instagram es que las fotos sean hechas con cámaras de teléfonos móviles.

Siguió desvirtuándose cuando se convirtió en otra plataforma donde la gente cuelga fotos del plato de comida que se ha preparado, o del gintonic que se va a meter entre pecho y espalda, o de un puto "selfie", o del dorsal con el que va a correr su próxima media maratón... Para todo esto... ¡ya existe Facebook, joder!

Ahora bien... el hecho de que ahora Instagram se utilice también para tener fichados a buenorros o buenorras me parece patético. ¿Acaso no se inventó Badoo para eso? Me toca mucho las pelotas que hayan conseguido cargarse el concepto de una aplicación de carácter artístico (que ya son pocas) y lo hayan convertido en un escaparate de narcisistas de mierda.

Sí, como lo habéis leído. Narcisistas de mierda.

No tengo nada en contra de la gente que se hace fotos en plan descamisado, enseñando abdominales o pechos (en ocasiones siendo increíble que los pechos masculinos sean más grandes que los femeninos) para enviar a sus ligues de turno. Eso me parece perfecto y cachondo. Pero,... ¡hacedlo con Badoo o con cualquier otra aplicación o plataforma pensada para ello, coño! ¡Dejadnos en paz a los usuarios de Instagram que tenemos inquietudes artísticas!

Sé que este post no servirá de nada, y que siempre que entre en Instagram para ver resúmenes de imágenes que cuelga la peñita, me encontraré unas cuantas fotos de los narcisistas de turno entre otras fotos de puestas de sol, de macros preciosas y de arquitectura artística urbana de ensueño.




Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar