EL PROBLEMA ES BARCELONA

By | 9:00 3 comments
Desde hace algún tiempo y discutiendo con varias amigas solteras y de otras zonas geográficas que están en una situación paralela a la mía, empiezo a creen en la siguiente teoría:

" El problema no eres tú, el problema es Barcelona "

Habéis leído bien. 

La teoría se inicia en el momento en el que me doy cuenta que cuando pongo un pie fuera de esta, nuestra ciudad, ligo siempre y no es porque baje el listón ni otras muchas cosas que os podáis imaginar. Siempre que salgo, encuentro a alguien interesado en mi persona, cosa que aquí, apenas sucede.

Vale, puedo estar de acuerdo en una teoría que ya expuso nuestro antiguo colaborador Patronio (que esperamos que pueda volver algún día y dejarnos alguno de sus maravillosos post. Aprovecho para mandarle un besito) de que cuando uno se va de vacaciones, está más relajado y no espera que le pase nada ergo: aparece el amor. 

Cierto es que no es un amor para toda la vida, es un amor efímero pero lo es. ¿Quién no ha ido de vacaciones y ha querido que el mundo se congelara en ese momento, con esa compañía, no tener que volver a casa? 

Sí, podríamos dar la razón al maldito "cuándo menos te lo esperas" pero sabemos que en Barcelona se juntan varios factores que hacen que se cumpla la teoría inicial:

- Barcelona no es una ciudad demasiado grande. Si eres de los que sale de fiesta y tiene un poco de vida en sus redes sociales es fácil conocer a alguien que se haya enrollado con el mismo que tú y te hable mal de él. Y, si no es ese alguien el que te lo cuenta, seguro que tenéis un amigo en común que hace de 'veydile' y te cuenta que no hay que fiarse del chico que has conocido porque a su amiga le rompió el corazón. Así que, sabiendo todo esto, una suele estar a la defensiva y no se entrega.

- En Barcelona hay una cantidad indecente de gays por m2, Christian, lo sabes, Barcelona se ha alzado como reina del mariconeo. Ya era pequeña la ciudad que solo nos faltaba tener un barrio para ellos. Si además tienes un amigo gay, nunca encontrarás mercado porque posiblemente tu amigo te dirá que es gay o que le ha visto en Grindr.

- En Barcelona no se estila "ir de cañas", no es que no se haga. Gracias a Diós, las costumbres están cambiando y poco a poco parece que se va haciendo, de todos modos, aquí la costumbre suele ser ir al gimnasio y a casa o directamente a casa. Si no hay cañas, no hay nadie con quien relacionarse en un bar y por lo tanto, menos posibilidades de "pillar cacho" o conocer el amor.

- En Barcelona cuesta que alguien te hable porque sí, a no ser que sea un borracho o un pirado. Admitámoslo, los catalanes son reservados, no suelen lanzarse para conocerte y difícilmente les conocerás en un bar, aunque los dos os gustéis y estéis tomando algo solos. Por suerte se inventó Happn y este último punto tiene solución.

- Barcelona, es una ciudad con buen tiempo y con turismo todo el año. Para que van los hombres a conocerte a ti que vas a querer más pudiendo ser el embajador de la ciudad para una rusa, croata, francesa, inglesa o lo que sea. Mejor abren Tinder y si ven que eres de aquí, darle al "nop".

Chicas, a pesar de esto, de que de mala suerte y de que ligar aquí sea más complicado que arreglar la nariz de Belén Esteban, yo sigo amando esta ciudad y creyendo que es posible encontrar el amor aquí. Hasta que llegue ese momento, aquí estaremos para contaros cada una de nuestras anécdotas y teorías al respecto.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

3 comentarios:

  1. Vaya por delante que me gusta tu blog, me resulta ameno, a veces divertido y sin duda a todos nos corroe una envidia insana por tu activísima vida social, por eso no me resisto a comentar tu entrada y seguiré con ese tono de humor que le das porque esos argumentos, sinceramente, no me los puedo tomar de otra manera:
    Empezaremos con el título:
    “Puede que tú no seas el problema.. pero Barcelona tampoco lo es”
    - ¿Barcelona no es ciudad demasiado grande? En la ciudad de Barcelona viven 1.628.090 habitantes, de los cuales 774.890 son hombres. En el área metropolitana la población asciende a 3.239.337 habitantes. Supongo que tu argumento tendría cierto sentido en una zamorana o en una palentina, no en una barcelonesa. Dudo mucho que una chica pueda estar sobre aviso y “a la defensiva” de todos los hombres con los que se encuentra. Hay miles de hombres solteros y disponibles en Barcelona, resulta un tanto presuntuoso creer que acabas conociéndolos a todos. Me parece un argumento un tanto cogido por los pelos.
    - Según los estudios más serios al respecto y dentro de lo complicado que resulta identificar la orientación sexual para un conjunto amplio de población, la población gay no va más allá de un 5% de la población en total, estamos hablando de homosexualidad masculina, en el caso de la femenina el porcentaje puede ser incluso menor, ¿realmente podemos creer que el hecho de que un 5% de la población masculina no se muestre interesado en ti anula al 95% restante?
    El barrio gay al que te refieres se circunscribe al rectángulo delimitado por Balmes, Gran Vía de les Corts, Urgell y Aragón. Son dos manzanas, cuatro calles, un hotel y cuatro bares. No es Castro.
    - En lo de ir de cañas puede que no se practique tanto como en Madrid, pero de bares y vida social Barcelona anda sobrada, de hecho tú misma eres el ejemplo que cuestiona tu propio argumento, disfrutas de una vida social intensísima, entre desfiles, cenas, cocktails y demás actos lúdico-festivos que, por cierto, no se limitan al fin de semana como el resto de los mortales, resulta sorprendente que no encuentres la ocasión para “pillar cacho” o “encontrar el amor”. Otro argumento flojito ¿no?
    - Esto de generalizar no termina de gustarme demasiado, pero no creo que los catalanes sean reservados, son quizás poco espontáneos, en cualquier caso esa falta de espontaneidad la suplen (normalmente) con una elevada dosis de corrección, educación y saber estar.
    Pasé toda mi infancia y adolescencia en Andalucía, créeme, no hay nada que echar de menos en los hombres catalanes.
    - Respecto al último argumento. Primer hecho objetivo: Barcelona es una ciudad con buen tiemplo y plena de turistas. Segundo hecho objetivo: a la mayoría de los hombres les da igual si eres de Badajoz o de Urugay, te van a hacer de embajador por la ciudad o por su dormitorio aunque seas de Vallcarca, basta con que tengas tetas. Nadie va a dejarte de lado por ser de la ciudad, nadie va a sustituirte por una sueca.
    Resulta sorprendente la capacidad que tenemos los seres humanos para engañarnos a nosotros mismos, para justificarnos. Puedo entender que resulte sumamente frustrante no encontrar al hombre adecuado cuando los meses y los años pasan y tú (todos) sigues/seguimos en el mismo sitio de siempre, mientras tus amigos/as montan sus vidas pero no termina de ser una buena idea buscar excusas pobres y muy poco sostenibles, porque en el peor de los casos alguno/a puede acabar creyéndoselas realmente. A Barcelona no le ocurre nada, no hay nada de malo en los hombres catalanes. Están donde siempre han estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Mao,
      Primero de todo gracias. Gracias por leerme, por tomarte el blog con humor, por el tiempo que has invertido en tu reflexión y en este comentario que me alegró el día. Si algo emociona cuando escribes un blog, es ver que hay reacciones y que gente como tú, rompe "la barrera" y comenta. Repito, gracias!!

      Después de leer esto, me asalta una pregunta ¿porqué te mantienes en el anonimato? Me intriga saber quién eres.

      Y, ¿quieres escribir un post? jejeje.

      Un beso y graaacias

      Eliminar
  2. Hola,
    Me ha entretenido bastante y me resulta curioso este artículo. En parte coincido con Mao en que creo que el problema no es Barcelona.
    Es una ciudad muy grande dónde te puedes enamorar en multitud de rincones. Otra cosa bien distinta es que sean los hombres los que se acerquen a decirte algo.
    En tu caso, si alguien te resulta atractivo, por qué no eres tu quien da el primer paso? (lo sé, puede ser difícil, pero puede ser igual de difícil o peor para el hombre también, no?)

    Cuando sales de la ciudad, normalmente como bien dices, es porque estás de vacaciones, relajada y simplemente estás "predispuesta" o más abierta a otros escenarios.

    En mi caso, organizo citas rápidas en Barcelona como un plus en mi vida. Me encanta conocer gente, que se conozcan y hacer de celestina. Empecé con esto porque para algunas personas puede ser complicado conocer gente nueva si ya no eres de discotecas o no tienes un grupo con el que irte de cañas por Barcelona y mil ejemplos mas. Simplemente quiero dar otra opción.

    Sigue así! Te sigo desde hace poco a traves de Facebook ;)

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar