EL LISTÓN

By | 13:12 Leave a Comment
Si quiero definir: tener el listón muy alto yo diría que es la frase que mis conocidos y amigos me repiten día sí y día también al decirles que sigo soltera. Según el diccionario: dícese de marcar un límite difícil de superar; exigir mucho.

Pero la gran verdad es que si el listo es el que más sabe el listón es lo que debe saber más de lo más ¿o no? Así que ya en la definición de listón está alto, ¿no creéis?

Ahora bien y dejando bromas atrás, sigo considerando que el hecho de que siga siendo soltera no es culpa de mi listón sino de mi mala suerte como persona humana del mundo. Siempre he tenido muy mala suerte, de hecho, empiezo a creer que soy muy gafe.

Aquí mis gafadas en esta vida que me ha tocado vivir:

· Cuando estudiaba todo el mundo hacía BUP y COU a quien le tuvo que tocar parte de la reforma educativa: ¡a mi!

· Me decidí a sacarme el carnet de conducir, quién tuvo tan mala suerte durante el examen de que todo pasara en sus días de examen. Por ejemplo: que efectuaras una parada y dos coches atrás hubiera uno que quisiera entrar en el parking dónde la habías hecho, que los bomberos y toda la policía nacional salieran a darlo todo el día de tu examen… ¿a quién le pasó? ¡A mi!

· Adivinad… ¿Quién estaba de viaje cuando los trabajadores del aeropuerto del Prat saltaron a la pista en pleno Agosto dejando a todo el mundo en sus destinos o en tierra ante la imposibilidad de viajar? ¡Yo!

· ¿Quién se quedó tirada en el aeropuerto de Pisa porque iban a explotar una bomba de la segunda guerra mundial y tuvo que volver en tren hasta su Badalona natal? ¡Yo!

· He intentado ir varias veces a un local: cuando no está lleno, está cerrado y cuando no, es un evento privado.

· Me fui de viaje con mis amigas, todas llevábamos coche, ¿a quién se le tuvo que estropear en pleno viaje? ¡a mi!

Después de todos estos ejemplos, no es de extrañar que en el amor mi gafismo vaya por el mismo camino. Así que si conozco a alguien que me gusta suele pasar que: no le guste, viva lejos o simplemente, no encajemos. En la vida, como en el amor, todo es cuestión de suerte y a mí, me suele fallar!

Así que… ¡soltera y sin suerte hasta el infinito! (y más allá).


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar