UNA CHICA DEL MONTÓN

By | 17:55 Leave a Comment
Siempre me ha fascinado el mundo de las relaciones, como bien sabéis. Es un mundo desconocido, irracional y dónde todo, sí, TODO, puede suceder.

Las relaciones cambian de la noche a la mañana, los sentimientos no son para siempre y el amor se manifiesta de tantas formas posibles que hay veces en las que cuesta distinguirlo, clasificarlo y entenderlo.

No sé si os ha pasado nunca de ver a alguien y que no te guste nada y de la noche a la mañana sin saber porqué, sólo ves algo de esa persona o simplemente el hecho de no verla, hace que la valores, la eches de menos lo que quiera que tuviste con ella. ¿eso es Amor?

Lo mismo pasa al revés, chicos que te encantan desde el minuto uno, quedas con ellos, les ves, estás bien pero de pronto un día sin razón aparente te sientes rara junto a ellos, no te atraen y sientes que no conectas ni por wi-fi, ni por ninguna otra red. ¿Eso es que nunca le quisiste?

También sucede que de golpe, un día, recordamos a alguien que por un motivo u otro descartamos de nuestra vida y nos arrepentimos. Nos preguntamos porqué le dejamos, porqué no supimos valorarle cuando le tuvimos y tantos porqués de duelen. ¿Le amamos en secreto?

Y hablando de secreto, dicen que en esta vida todos somos el secreto de alguien. Secretos que no pasan a la acción, podemos afirmar que todos somos queridos pero no todos somos los elegidos.

Siempre os he dicho que soy/somos solteras porque queremos, si quisiéramos estar con alguien, entiendo que todos podríamos pero eso no es lo que queremos, queremos estar con alguien que nos llene, alguien que nos haga sentirnos especiales y no sentirnos uno más.  Por mi vida han pasado hombres, hombres con los que me he sentido querida, especial pero nunca elegida.

Volviendo a lo anterior, si nunca me han elegido, ¿eso es que nunca me han querido lo suficiente? Tengo dudas de que lo que he podido vivir no sea amor, o lo sea pero no hayamos sabido clasificarlo.
Y, aunque no lo digamos, qué duro es querer y sentirse una más.

Y así me siento yo hoy, llamadme Pepi, Luci o Bom porque soy UNA CHICA DEL MONTÓN, pero nunca una elección.

¡Feliz domingo!






Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar