¡IGUALES PARA HOY!, by Patronio

By | 8:51 4 comments
Esta semana he estado chateando con una amiga sobre un tema que me ha parecido digno de comentar esta semana. El punto de partida de la conversación fue una historia que ella me estaba contando sobre un tío que se fijó en ella una noche tomando copas. El caso es que la historia acabó con un comentario por parte de ella donde me decía "... total, que el tío resultó ser un auténtico gilipollas, como siempre...". Este contundente comentario final derivó en las quejas de ella hacia el género masculino (quejas en plan generalizado, por supuesto). Mientras ella y yo hablábamos sobre este tema llegamos a la conclusión de que en infinidad de ocasiones cuando un chico da el paso de conocer a una chica una noche, éste se suele encontrar con una respuesta arisca por parte de ella, ya que en su femenina mente está grabada a fuego la idea de que todos los tíos somos iguales (unos gilipollas). Pero claro, toda acción tiene su reacción. En este caso, la reacción se trata de la idea generalizada que tenemos todos los tíos sobre lo complicado que es entrarle a una chica sin que te suelte un moco de los buenos.

No sé si habéis visto qué es lo que ocurre. Acabamos de entrar en un círculo vicioso. Ellas se dedican a soltar mocos porque piensan que todos los tíos somos iguales (gilipollas). Y ellos van acojonados por la vida pensando que todas las tías son iguales (aquí, donde digo iguales, digo ariscas).
Pues bien, ni todas son iguales, ni todos son iguales. Está en nuestras manos quitarnos estas ideas de la cabeza y romper el primer ladrillo de ese muro que hace tan difíciles los inicios de las relaciones humanas, en cuanto a sexos opuestos se refiere. Estamos inmersos en un cabreo y una inseguridad constantes por culpa de las opiniones generalizadas.

Y si por lo que sea, no hay manera de que seamos capaces de romper ese primer ladrillo que deja pasar el primer rayo de luz... entonces sólo me queda decir una cosa:
si tod@s somos iguales, pregúntate lo siguiente: ¿por qué nos empeñamos en rebuscar tanto?


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Querido Patronio,
    podría discutir sobre este tema contigo si no fuera por un pequeño detalle... ¿Dónde están los chicos que entran a las chicas? porque yo hace siglos que no les veo... Me remonto a nuestro post sobre el fin del cortejo...
    Aquí, o nos lanzamos a la yugular nosotras o nada de nada...

    ResponderEliminar
  2. Hombre,a ver, solo necesitas ir a una disco un sabado por la noche. Si te fijas veras a bastantes valientes entrando a mas de una.
    O para muestra... aqui un servidor.

    ResponderEliminar
  3. En la disco es cierto que todo es más fácil, pero es que tampoco es el lugar adecuado para conocer gente... En todo caso, cuando ya tenemos el primer contacto, los chicos nunca más volvéis a llevar la iniciativa... Y llega un momento que no sabes si han perdido el interés, si sólo te hacen caso si tú les haces caso (porque tienen a 30 más detrás) o si es que ya llega un momento que si no os lo dan masticadito ya no hacéis el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  4. Ya me gustaría a mí tener a 30 tías detrás!!! Jeje. Ahora bien, no mezclemos temas. Una cosa es ese primer paso, ese atrevimiento a lanzarse, y otra cosa es que luego pase de ti y no sepas si sigue teniendo interés en ti o no. Pero ahora que lo comentas... si ves que no sigue con ese interés y tiene una perdida total de iniciativa... Chica, la cosa está clara: ese tío no te interesa.

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar