EL CAMBIO, by Patronio

By | 11:05 4 comments
¡Ay, pobre Nadia! Que la tenemos perdida por la Tierra Media buscando a Wally entre tanto orco, enano, hobbit, elfo y mago (para quien no sepa de qué va la cosa, que se lea el post de este pasado martes día 22).
Hoy mi post va dedicado a todas las chicas que se encuentren en la misma situación, y cómo no, a Nadia especialmente:

en primer lugar me gustaría comentar que esta búsqueda entre tanta fauna que anda suelta no es exclusiva de ellas. Nosotros también andamos buscando (casi mejor dicho, rebuscando) a esa persona que destaque entre el resto y que tenga la cabeza mínimamente amueblada, aunque sea con muebles de IKEA:


Tengo la teoría de que las chicas tenéis dos épocas de búsqueda claramente diferenciadas. Esta diferencia se da cuando hacéis lo que yo llamo "el cambio" (como veis no me he exprimido mucho mi única neurona para buscar un nombre a este proceso de cambio, jejeje). En vuestra primera época buscáis novio, y en vuestra segunda época buscáis pareja. ¿Parece lo mismo? Pues no, no lo es.
La búsqueda de novio comienza en la época de instituto, y se alarga durante los años de universidad y posteriores. Esta búsqueda se centra en una atracción más física que otra cosa, al margen de características como la amabilidad, la intelectualidad, la madurez, el sentido del humor, el respeto, etc... En parte esto es normal, ya que queramos o no, durante esos años todos carecemos de la madurez propia que nos enseña que en esta vida lo más importante no es tener una pareja cuyo mayor atractivo sea el físico (ojo, que no digo que no deba haber una mínima atracción física). Pasan los años, la chica va a trompicones y porrazos entre relación y relación fracasada con guapísimos e inmaduros chicos. Y pasan más años, y la chica entonces, de repente, hace "el cambio". Se da cuenta de que está cansada del tipo de chicos que le gustaban hace dos días. Acaba de darse cuenta que está cansada de tanto novio, y que lo que realmente quiere es una PAREJA, en mayúsculas. ¿Y qué debe tener esa pareja? Pues todo lo antes mencionado: madurez, amabilidad, intelectualidad, respeto, sentido del humor... y ya puestos podemos añadir a la lista la complicidad, la sensatez, la estabilidad, la responsabilidad, y si tenéis planes de futuro... que sepa ser un buen padre.

Con esto llego a la reflexión de que uno de los posibles problemas de que os cueste encontrar algo decente entre tanto personaje es que lo que buscáis realmente durante varios años, y sin saberlo, es un elfo (llamémosle novio), muy guapo y bien plantado, pero un estirado y un soso de cojones. Y que luego ya os centráis y buscáis una pareja, más real y con nuevos valores.
De hecho... ¿cuántas veces habéis dicho que tenéis un amigo, o conocido, que es un solete, majo, amable, responsable, simpático, una ricura, un encanto,...? ¿Y cuántas veces habéis dicho que no entendéis cómo es posible que un chico así de majo este soltero? Pues quizá ese chico esté soltero porque está esperando que dejéis de fijaros en los elfos.
Así que si ya habéis hecho "el cambio" echad un ojo a lo que tenéis alrededor, porque seguro que tenéis algún amigo (o desconocido que está deseando conoceros) que podría ser algo más que eso.


Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

4 comentarios:

  1. Querido Patronio,

    no puedo estar más de acuerdo con tu post. Creo que lo has clavado. Eso sí, por mucho amigo/conocido que sea genial para una relación, no podemos olvidar la parte de la química. Recuerda el post "Luego hay que acostarse", es muy gráfico sobre ese tema.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente cierto en lo de acostarse, por eso digo que siempre debe haber un minimo de atraccion fisica... que lleve a esa quimica de la que hablais.

    ResponderEliminar
  3. Patronio,
    Estoy de acuerdo en lo que comentas y es cierto que existen estas dos épocas. Una vez ya se ha hecho "el cambio" y has experimentado en el lado más interior de las personas descubres que tiene que haber una mínima atracción. Es el fomento sobre el cuál se podrá construir toda la casa y sus interiores. Por que digo yo: no hay ninguna ley física que diga que la belleza física y interior son nincompatibles, no? Porqué se tiene que renunciar a una de las dos cosas?
    Nadia

    ResponderEliminar
  4. Hola Nadia!
    No digo que haya que renunciar a una de las dos cosas. Lo que creo es que antes del "cambio" nos fijamos casi exclusivamente en esa parte fisica, sin valorar muchas otras cosas. Esas muchas otras cosas se empiezan a valorar tras el famoso cambio, pero no por ello tenemos que renunciar a buscar ese atractivo fisico y sexual.
    Es por esto que es importante realizar el cambio a tiempo, porque si se alarga demasiado luego te falta tiempo para buscar a alguien con cara y ojos.

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar