LA SEGUNDA IMPRESIÓN by Patronio

By | 9:03 6 comments
Reeditamos este post de Patronio que, además, es uno de sus favoritos.

Para las que no lo hayáis leído, esperamos que os guste: LA SEGUNDA IMPRESIÓN by nuestro adorado PATRONIO.

¡Hola de nuebo a todas las Singlelists! Y también a los chicos que nos sigan, ya que espero no ser el único tío del lugar. Por un lado me acojona la idea  de ser el único representante de género masculino en este blog, pero por otro pienso “¡mejor así… menos competencia! Todas las chicas para mí”, jujuju.
Bueno, bamos a abordar el tema de hoy. Tenía barias cosas pendientes de las que hablar, pero me he decidido a hacerlo sobre lo que llamamos “la primera impresión”. Más concretamente se trata de la primera impresión que nos causa alguien a quién no conocemos absolutamente de nada:
Por norma general todos echamos mano de frases hechas para mil y una situaciones, y una de ellas se nos clabó en las mentes gracias a aquel anuncio de colonia. Quién no recuerda la famosa frase “la primera impresión es la que cuenta”. ¿Os acordáis? Aquel chico ayudando a aquella señorita a recoger no sé qué tonterías del suelo. Qué cursilada de anuncio, y aún así lo tenemos grabado a fuego. Perdón, que me desbío del tema… A lo que boy es a que ya podéis ir borrando ese eufemismo de buestras mentes. Y ¿por qué debéis borrarlo? Fácil. Pues porque con esa mentalidad es muy probable que dejéis de conocer a tíos fantásticos, y que perdáis el tiempo en querer profundizar y conocer hasta el más mínimo detalle de la personalidad del primer gilipollas que os pase por delante y que os haya causado esa buena primera impresión. Seguramente más de una bez habéis acabado por descubrir que ese chico ideal era en realidad un capullo integral. Pongamos el ejemplo en el que estáis en una discoteca, o un bar de copas, y se os acerca un chico a hablar con bosotras (cosa que creías probable que hiciera, porque el indibiduo en cuestión lleba mirándote desde hace más de una hora). Ya sea porque no es su día, o porque los planetas no están alineados, o porque el chico está nerbiosísimo por conocerte y no para de decir torpezas, o porque sencillamente tienes un día malo, tú bas y le sueltas uno de tus mejores mocos para quitártelo de encima. ¿Por qué haces eso? Quizá porque no te ha causado una buena primera impresión.
Llegados a este punto, sólo os digo que os molestéis en tener una segunda impresión, ya que las primeras pueden llebar a errores. Sin ir más lejos, tras leer estas líneas pensaréis “joder, ¡qué mal escribe este Patronio!¿ No sabe las palabras que se escriben con ube y las que se escriben con  be? Menudo imbécil.”…  Y si ahora os digo que no me funciona la letra ube de mi teclado… ¿berdad que os hubierais llebado una errónea primera impresión?


Patronio.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

6 comentarios:

  1. Patronio.... malditas primeras impresiones, he caído como una tonta. No había terminado de leer el texto que ya le estaba enviando a una amiga un mens diciéndole que este post estaba lleno de faltas de otrografía..... lo siento. Que burras somos! Malditas primeras impresiones!!!

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes Mercé :P
    Mi intención era que picarais con la trampa, pero no para tildaros de burras, sino para haceros ver otro punto de vista con cualquier tipo de eufemismo, como es el caso de las primeras impresiones.

    ResponderEliminar
  3. He caído como una idiota!!!! Tienes razón... pero como siempre os escudáis en el tópico de que vosotros sois simples y que lo que vemos es lo que hay... pues tendemos a no perder más el tiempo, después de una mala impresión, bye bye...
    Al final, ni nosotras somos tan complicadas ni vosotros tan simples...

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Nueta.
    Ojo con el tópico de que los tíos somos muy simples, porque en numerosas ocasiones es una verdad como un templo. Sin embargo, esa simpleza no significa que puedas saber como es un tío con un simple primer vistazo. Siempre es bueno ir un pasito más allá, y tal vez te sorprenda lo que te encuentres, ya sea para bien o para mal.
    En próximos posts hablaré sobre este tema de la simpleza masculina, sin duda.

    ResponderEliminar
  5. Siento discrepar. El problema es siempre el mismo: los recursos son limitados, en este caso el tiempo es un recurso valioso. Si fuese inmortal, tuviera miles de años por delante (y permaneciese sempre buenorra), no me importaría darle una segunda, una tercera, o una cuarta oportunidad a todos los tíos, porque "todo el mundo se merece una oportunidad". El problema es que la vida es demasiado corta como para malgastarla aguantando a capullos impresentables, sólo por la remota posibilidad de que a lo mejor "no tuvo el día". Y lo dice una que lleva aguantando a un capullo impresentable más tiempo del razonable y que ya se ha hartado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para una segunda oportunidad no necesitas miles de años... es suficiente con unos minutos.

      Eliminar

... Siéntete libre de comentar