NO ES PARA LIGAR, by Patronio

By | 8:00 2 comments
Hace dos semanas publiqué un post basado en hechos reales acontecidos durante una cena sobre la que os dije que hablaría la semana pasada. Por diversos temas, no cumplí lo prometido. Así que hoy toca hablar de ello.

Hace unos meses una amiga me invitó a asistir a una cena single. Esta cena se basaba en varios estatutos. El primero de ellos es que era una cena exclusiva para gente soltera. El segundo estatuto dotaba a la cena de un carácter piramidal. Me explico: la chica organizadora de la cena llevaba a dos amigos/as solteros/as; estas dos personas debían traer cada una a dos amigos/as más (solteras también); estas últimas cuatro personas debían hacer lo propio con dos más. De esta manera una de las gracias de la cena es que uno solo conocería a un máximo de tres personas de todas las que allí se encontraran (por un lado conocerías a la persona que te ha invitado; y por otro a las dos personas que tú hayas invitado).

El tercer estatuto, y en el que más hincapié hizo mi amiga, es que esa cena no era para ligar. Que era para conocer gente nueva. Nada de ligar. Solo para ampliar el círculo de amistades. No era para ligar. Así que me metí esa idea a conciencia en la mente: no es para ligar, no es para ligar, no es para ligar...

Solo me faltaba copiar esa frase 100 veces a modo de castigo para aprender la lección. Pero no fue necesario. Me mentalicé rápidamente de que esa cena no era para ligar. Era solo una manera para que gente soltera conociera a más gente soltera, en plan amistad.

Y con este pensamiento grabado a fuego en la mente, y en el pene (porque como ya sabéis, chicas, los tíos pensamos con las partes bajas) me dirigí a la cena del día D y a la hora H. Y en mi cabeza solo la idea de conocer a gente nueva. Firmemente convencido de que ese era el plan.

Nada más llegar, la organizadora de la cena me reconoció. Por lo visto no fue difícil reconocerme: chico sin compañía esperando en la puerta del restaurante. La acompañe a una mesa en la terraza, donde habían 5 chicas más. Me presenté y me senté con ellas. Al rato pregunté si faltaba mucha gente más. Ella respondió que en total íbamos a ser 19, pero que hubieron 6 bajas; así que el número final era de 13 comensales. Al revelar esta información, se dio la siguiente conversación:

Chica 1: ¿Y cuántos chicos hay?

Organizadora: 3 chicos (con cara de "qué le vamos a hacer"). Los otros dos están es la barra tomándose algo. No han querido sentarse aquí con nosotras.

Yo: Joder, que sosos.

Organizadora: Ya, en fin...

Chica 2: ¿Y qué tal están? (obviamente no se refería al estado de salud de los chavales)

Chica 3: Yo ya los he visto, y "nah" (dando a entender que no eran nada del otro mundo, al compás de asentimiento de la organizadora)

En medio de esta conversación estaba yo, pensando que se habían olvidado de que entre ellas se encontraba el tercer miembro masculino de la cena. Cerré la boca y dejé que siguieran cacareando. Como hombre es muy interesante encontrarse en medio de una conversación femenina, sin decir nada, solo escuchando; como si estuvieran hablando delante de su amigo gay, el que tanto las entiende, comprende y apoya. Es genial descubrir la verdad que se esconde tras la carcasa del mundo femenino. Descubrir lo curioso que es que en una cena que NO ES PARA LIGAR haya un repentino interés en los aspectos físicos de los invitados masculinos.

5 minutos más tarde llega mi amiga, la que me invitó al evento, acompañada de otra chica. Saludos, presentaciones, besos. Y de repente un "deja vu", o también dicho en castellano, "esto ya lo he vivido antes": se repite la conversación antes narrada, derivando de nuevo al interés de las féminas por saber el posible atractivo de los machos asistentes. Y yo seguía allí en medio, como ser invisible.

Entramos por fin al restaurante, nos sentamos en la larga mesa y empiezan las charlas con los que tienes inmediatamente a los lados o enfrente. Poco (o más bien casi nada) escuché de las conversaciones que se daban en la otra punta de la mesa. Pero ciertamente perdí el interés cuando uno de los chicos, mientras servía sangría en los vasos, dijo ante un comentario de las chicas "... claro, ¡es que tengo que ir ganando puntos!". Acompañó la frase con unas risitas de tío sobrado. Y ellas también rieron un poco, creo yo que más que nada por compromiso.

A los 10 minutos, el mismo chico repitió la misma frase, no sé exactamente por qué motivo. Pobre imbécil. No está mal soltar esa frase a modo de broma (y de no tan broma) cuando tienes una cita con una chica y quieres dar un toque algo cómico a la situación para que la chica no se encuentre tan tensa y bromear con el tema. Pero, ¡por Dios!... ¡No digas esa frase delante de un grupo numeroso de chicas! Es como decir "... quiero ganar puntos para mojar el churro esta noche. Con la que sea. Me da igual si es con la que tengo enfrente o con la que tengo al lado, o la que está en la otra punta de la mesa y con la que no he hablado en toda la noche..."

Para resumir este largo post (que espero no os haya resultado largo y aburrido) diré que el mundo es mejor si lo liberamos de hipocresía. Si te invitan a una cena de singles, que no te digan que "no es para ligar". Es mucho más sencillo que te digan que estás invitado a una cena de gente soltera y que puedes traer a más conocidos solteros si quieres. Punto. Sin más explicación. Y una vez te encuentres en el lugar indicado actúa como te apetezca. Charla. Ríe. Conoce. Escucha. Comparte. Y si ves algún indicio de atracción con alguno de los presentes... liga.


 
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Que momento mas absurdo, no? la falta de naturalidad hace qeu se den situaciones ridículas.. estoy contigo Patronio. Es mejor acutar con naturalidad y que surja lo que surfa.

    ResponderEliminar
  2. Bueno anónimo, más que absurdo yo lo veo hipócrita. En fin, hay cosas absurdas para mí que pueden tener sentido para otras personas. Pero creo que la hipocresía habla por sí sola y todo el mundo piensa igual sobre ella.
    Y como bien dices, hay que actuar con naturalidad y que surja lo que surja (pero sin que te vendan la moto con hipocresía. Eso sí que no).

    ResponderEliminar

... Siéntete libre de comentar