EXISTENCIAS AGOTADAS

By | 19:00 Leave a Comment
Vuelvo a las andadas con los post íntimos, personales y de los que creo, más os gustaban.

Bien. Desde hace algunos meses me doy cuenta de que uno de los problemas o dificultades con las que me encuentro en el momento de buscar pareja es la confianza en los demás. Lo reconozco, no confío en el sexo masculino (y en alguna gente del femenino, tampoco).

En esta vida single en la que me ha tocado vivir, he pasado por muchos momentos. El primero de ellos, ser amante. Por lo tanto he vivido la pasión que se siente siendo "la otra", el riesgo, el querer desmesuradamente pero durante un momento preciso. Y al final, siempre tira más la seguridad de la pareja que tú. Por muy enamorados que digan que están. 

Como amante y amiga de otras amantes, te das cuenta de la cantidad de gente que no es fiel. Y aplicaciones como Ashley Madisson o Tinder ayudan a que esto suceda. Tienes dudas de tu pareja, búscate a otra.

Siempre había pensado que es mejor ser amante porque tú aceptas el papel que no ser la mujer. De todos modos, me doy cuenta que, a día de hoy, hay muchas mujeres que, como he dicho antes, aceptan la infidelidad porque es mejor pasar los fines de semana con tu pareja en la cama que estar sola y enfrentarte al mundo. 

También, he vivido historias, historias de chicos que tienen listas inmensas de chicas y en las que sólo he sido un número, la candidata al corazón que siempre acaba siendo rechazada por otra que tiene algo mejor que ofrecer.

También he pasado por enamoramientos, cortos pero intensos, en los que al final: zas! desaparecen tal y como han venido... Meses después, el susodicho tiene una relación. Posiblemente, las dos estábamos luchando por el mismo tronista.

He vivido tanto, he dado tanto, he querido tanto y he tenido tantas ganas de querer que ya no tengo fuerzas para confiar ni en mí, ni en nadie. 

Por qué voy a confiar en un hombre cuando en el mundo en el que vivimos tenemos todas las facilidades para tener lo que queremos, cuando lo queremos. En el mundo en el que vivimos el compromiso asusta. El amor para siempre es sólo la ilusión que vemos en las películas, porque en la vida real dudo que exista ese amor en el que siempre he creído. 

He escuchado miles de historias de amigas, conocidas y en todas ellas abundan los casos de:

* infidelidad
* miedo al compromiso
* no enamoramiento
* diferencias irreconciliables

Hoy, además, he visto una aplicación que cifra los mensajes que no quieres que otros vean. Ya ni mirar el móvil es garantía de nada. 

En fin, me asusta ver cómo acabará esto y me veo asimilando el poliamor como forma normal de querer. 

See u amigas




Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar