THE SINGLETRIP TO: LISBOA

By | 8:00 Leave a Comment
La ciudad del Tajo, y capital de Portugal, ha pasado a tener en los últimos años un gran número de visitantes al año y ello se debe, entre otras cosas, a la alegría de sus habitantes, su numerosa oferta cultural y de ocio, y su larga historia.

Lo primero que hay que tener en cuenta, como en toda capital europea, es el alojamiento. Ir en temporada alta significa reservarlo con bastante antelación, pero si decides hacer una escapada fuera de los habituales meses de vacaciones las opciones se multiplican por tres. Para ello puedes consultar en internet las diferentes soluciones. Páginas como la de venere.com te dan la lista de todas las opciones y la posibilidad de filtrar según tus gustos para que encuentres una buena solución tanto si viajas solo como si vas con los niños para que no tengas que depender en exceso de los medios de transporte.

A continuación, toca elegir qué ver. Puedes empezar por el Barrio Alto y una vez allí recorrer el Parque de Eduardo VII con sus preciosos invernaderos, la Avenida de Libertade, rodeada de amplias arboledas, y la Plaza del Rossio, muy cerca de la estación de tren y en la que podrás degustar el ginjinha, licor de guindas típico de la ciudad. Seguidamente acércate al barrio del Chiado y regálate una relajada tarde de compras y cafeterías que llegan hasta el Convento do Carmo, detrás del mirador del elevador de Santa Justa, en el que si subes podrás disfrutar de las mejores vistas de toda la ciudad.

Después de descansar un poco y haber recuperado las fuerzas, prepárate para subir las empinadas cuestas del antiguo barrio de la Alfama. Este barrio de origen árabe es un laberinto de estrechos callejones y pequeñas callejuelas que te llevarán hasta el Mirador de Santa Lucía, desde el que divisar el Tajo, la Catedral de la ciudad y las famosas casas de fado, una prácticamente en cada esquina.

Ahora toca llenar el estómago y para ello nada mejor que saborear los exquisitos platos a base de carne, pescado y verduras que podrás encontrar el cualquier bar o restaurante al que vayas. Junto a la comida, se suele servir un pequeño entrante compuesto de aceitunas, quesos, patés o pan con mantequilla que harán la espera más llevadera. Finalmente, si eres goloso, son famosos los pasteles de Belem, a base de fina crema pastelera, el Pao de Ló Japonés, bizcocho que se suele servir acompañado de té o café, y el Petit Gàteau, un delicioso bizcocho de chocolate con un interior de chocolate fundido y menta y acompañado de helado de vainilla.

Para finalizar, la noche lisboeta tiene su mejor ejemplo en el juvenil Barrio Alto, una zona en la que la diversión está asegurada en forma de pubs, bares, discotecas y terrazas que no cierran en toda la noche y que te harán mover el esqueleto o disfrutar relajadamente de tu copa al ritmo de la música más internacional. Lo mismo que el Barrio Alto es la zona perfecta para salir por la noche, también lo es para encontrar a la pareja de tu vida, a tu media naranja. Rubio, morena, alta, baja. No importa. En Lisboa seguro que triunfas.

Otra zonas y locales también muy aptos para salir a ligar son la zona de Las Docas, con una infinidad de bares y discotecas para todos los gustos; la discoteca Lux, en frente de la estación de Santa Apolonia. Un espacio en el que disfrutar de la mejor música actual y poder intimar con tu ligue en su fabulosa terraza; y la discoteca Kapital, en la zona de Santos, una de las discotecas más pijas de toda la ciudad.

En definitiva, es la ciudad en la que tanto si vas de turismo como si solamente te interesa la intensidad de la vida nocturna o incluso hacer ambas cosas, puedes, perfectamente, encontrar tu princesa o príncipe azul.

C.O.







Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar