CNCB CAMBRILS: UN RESTAURANTE DE ESTRELLA

By | 17:41 Leave a Comment
Hoy nos escapamos de Barcelona y nos vamos a Cambrils. En esta ocasión, vale la pena salir de nuestra ciudad y embarcarse rumbo a este restaurante: CNCB Cambrils donde su chef Rubén Campos os deleitará con sus creaciones.

Situado en las instalaciones del club náutico de la ciudad, el restaurante es un punto de visita obligada si estos días de verano estás por la Costa Daurada (y sino también). No puedes perderte lo que será una experiencia gastronómica única merecedora de estrella Michelín (por lo menos).  

Una propuesta cuidada es la que presenta Rubén Campos en este bonito y blanco restaurante con preciosas vistas al puerto de Cambrils y al Mediterráneo. Cocina de autor que te sorprenderá desde el primer momento que pongas un pie en CNCB.

Una mezcla de sabores, de culturas y de inspiraciones son las que dieron forma al menú que nos ofreció el joven chef.

A los pocos minutos de sentarnos en la mesa, unas bombas de vermut sorprendieron a nuestro paladar que se preparaba para recibir un menú consistente en: unas delicias de aperitivos entre las que destaco el delicioso taco de cochinita pibil presentado sobre un pequeño azulejo. Posteriormente, le siguió el rodabayo crujiente con mayonesa de yuzu, una propuesta que nos sorprendió y de la que no pudimos dejar ni una espina en el plato. Le siguió la ensalada de papaya verde taulandesa, langostinos, cangrejo y caparazón blanco y sorbete de cilantro y lima. No podía faltar la carne que nos presentó un riquísimo costillar cocinado a baja temperatura con verduras. 

Aún hay más: ¡los postres y sus 'petit fours'

La completa propuesta no acabó aquí, seguidamente llegaron los inesperados postres formados por: la preciosa composición de 'la vie en rose' formada por frutos rojos, helado de fresa, espuma de chocolate blanco con agua de rosas y algodón de azúcar. ¡Qué viva México! el postre que hubiera amado mi amiga Anna de @AddistSmile un postre de extraña composición que mezclaba: chocolate mexicano, mezcal, lima, coco, crumble de almendr, achiote, sal de gusano, jalapeño y helado de mole poblano. ¡No podía estar más exquisito! Y, como no, algo de la tierra: una espuma de crema catalana y helado de vainilla dio el remate final a los postres.

Pero con esto llegaron los Petit Fours en forma de caja de herramientas y en la que se guardaban botones, labios de fresa, ... En resumen, una maravilla gastro.






 

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios:

... Siéntete libre de comentar